Rankia USA Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal
Acceder
5 recomendaciones

Las muy populares bandas de Bollinger son dos curvas que envuelven el gráfico de precios. Le deben su nombre a su creador, John Bollinger, quien presentó esta idea allá por los años 80. Como vemos, es una herramienta de análisis que ya tiene mucho recorrido, y que sin embargo a día de hoy se sigue utilizando asiduamente. No obstante, el uso habitual con el que se aplican se aleja de la idea original que planteó John Bollinger. En este artículo vamos a hablar de dicha idea original planteando, además, un ejemplo de diseño de estrategia.

Acerca de las Bandas de Bollinger

El funcionamiento de las bandas en realidad es bastante sencillo; se calculan a partir de una media móvil (pudiéndose elegir entre exponencial o simple), de manera que al valor de dicha media se suma y se resta su desviación estándar multiplicada por un factor de aceleración (valor constante que en Visual Chart recibe el nombre de CoeficienteM). Como este factor habitualmente vale 2, la distancia estándar entre las curvas equivale a cuatro desviaciones estándar, actuando por tanto como una medida de la volatilidad del precio del activo.

En cuanto a la interpretación de las bandas, de acuerdo con el análisis técnico, el que los precios sobrepasen la banda superior indica que el mercado está sobrecomprado, mientras que si los precios caen por debajo de la banda inferior, indica que el mercado está sobrevendido:

bollinger

Como consecuencia de esta definición, no son pocos los inversores que deciden tomar estas señales como puntos de entrada para una posible estrategia de trading, algo así como utilizar las reglas de compra y venta aplicadas a osciladores como podrían ser el RSI o el estocástico pero usando en este caso el indicador de bandas de Bollinger. 

Por ejemplo, podríamos tomar posiciones largas cuando el precio pasara de estar sobrevendido a estar por encima de la banda inferior, y tomar posiciones cortas cuando el precio pasara de estar sobrecomprado a estar por debajo de la banda superior. Esta idea quedaría representada en el siguiente diseño en PDV:

bollinger

Y el resultado sobre el gráfico, sería el siguiente:

bollinger

Sin embargo, según el autor, esto que acabamos de ver sería realizar un uso incorrecto de la herramienta; el motivo se debe a que, en realidad, las bandas de Bollinger no proporcionan una información específica acerca de cuál está siendo la dirección de la tendencia (alcista o bajista), a pesar de lo que podamos pensar viendo la representación del indicador y del posterior diseño de estrategia que acabamos de hacer.

En realidad, el principal valor de las bandas de Bollinger estaría en su capacidad de detectar los cambios de volatilidad del precio. Según su creador, esta sería la verdadera fuente de información que proporciona la herramienta.

Dicho lo cual. ¿Cuál sería entonces la correcta interpretación de las Bandas de Bollinger? Pasemos a continuación a verlo.

Las Bandas como medida de la volatilidad

Durante la definición del indicador, hemos comentado que la distancia entre las bandas era de por sí una medida de la volatilidad del precio.

Cabe anotar que, debido a que generalmente los precios no siguen una distribución normal, la desviación estándar que representan las bandas de Bollinger es sólo un estimativo incierto de la verdadera desviación. Sin embargo y a pesar de ello, las bandas han demostrado contener al menos el 75% de los precios (según la  desigualdad de Chebyshov).

Volvemos a insistir en que el propio John Bollinger señaló que no hay que darle un verdadero valor al hecho de que el precio toque una u otra banda, puesto que el interés principal de este indicador radica en el estrechamiento o ampliación de las bandas sobre los precios.

Así, un estrechamiento indicará que el valor está poco volátil, y al contrario, las bandas se ensanchan si el valor está volátil.

bollinger

En esta imagen vemos un claro ejemplo de cómo la distancia entre las bandas es directamente proporcional al aumento de la volatilidad.

Visual Chart 6 cuenta además con el indicador Bollinger Volatility, que básicamente lo que hace es mostrar la diferencia entre ambas bandas.

Como ocurre con cualquier indicador basado en medias, obviamente, la información que facilita este indicador sufre un cierto margen de retardo, por lo que siempre es más adecuado hacer un análisis a medio o largo plazo si lo que queremos es obtener un grado de fiabilidad aceptable.

Dicho esto, y observando el comportamiento del indicador Bollinger Volatility, podremos comprobar cómo efectivamente se ajusta de manera notable a los cambios de volatilidad del mercado. ¿Es esta información un dato que puede sernos de utilidad a la hora de elaborar nuestras estrategias de trading? Sí que puede serlo. Veamos un ejemplo.

Estrategia de ejemplo

En esta estrategia vamos a usar como elemento de referencia la diferencia entre las bandas (para medir la volatilidad), y además, usaremos la media móvil (banda central de Bollinger) y su relación respecto al precio para determinar la dirección del precio.

La señal que queremos buscar como punto de entrada es un cambio de amplitud: De estar en una situación de poca volatilidad a una de crecimiento de volatilidad y que nos puede indicar que se está formando un rallie (alcista o bajista).

Para decidir si hay mucha o poca volatilidad, vamos tomar un valor de referencia como zona caliente. En el siguiente ejemplo esta zona estaría en los 150 puntos de diferencia entre ambas bandas:

bollinger

De modo que:

  1. Cuando la diferencia pase a ser menor de 150 a mayor de 150 (lo pondremos como un parámetro al que llamaremos BandaVol) y el precio esté POR ENCIMA de la línea central de Bollinger, enviaremos una orden de COMPRA.
  2. Cuando la diferencia pase a ser menor de 150 a mayor de 150 (parámetro BandaVol) y el precio esté POR DEBAJO de la línea central de Bollinger, enviaremos una orden de VENTA.

El diseño de las reglas de entrada quedaría así:

bollinger

Una vez tengamos una posición abierta, si la volatilidad cae por debajo del nivel marcado, liquidamos la posición, ya que consideramos que el impulso está perdiendo fuerza y no queremos arriesgarnos a perder el movimiento ganado. Además, añadiremos un stop de pérdidas para cubrir pérdidas en los casos en los que la señal falle (normalmente en las zonas de congestión).

El diseño de las reglas de salida sería el siguiente:

bollinger

Y su aplicación sobre un gráfico la que vemos a continuación:

bollinger

En la imagen vemos que las entradas se producen cuando el impulso está más que confirmado, pero tal y como dijimos antes, los cambios de volatilidad se detectan con cierto retardo. Podemos adelantar la señal aplicando un valor inferior al punto de entrada, pero eso aumentaría el riesgo.

Conclusiones

Con este artículo hemos querido recuperar la esencia del indicador de Bandas de Bollinger. Ya que si bien es cierto que puede ser utilizado perfectamente como si se tratase de un oscilador aplicado al precio, también lo es que cuando fue diseñado, su objetivo no fue otro que el de facilitar al inversor una herramienta muy robusta para medir la volatilidad del mercado.


Departamento de Estrategias

Visual Chart Group

  1. en respuesta a spidertrader
    #2
    Oscar Cuevas

    Efectivamente, esa es la clave: Creo que con el paso del tiempo se ha malinterpretado el uso que hay que hacer de las bandas, más allá de su uso como herramienta para medir la volatilidad.

  2. #1
    spidertrader

    buenass, las bandas bollinger pueden estar bien para medir la volatilidad, pero para hacer sistemas no me suelen gustar mucho pues lo que pasa es que la banda se ajusta al precio en vez del precio ajustarse a la banda, quiero decir, puedes comprar o vender cuando el precio rompe una banda hacia una direccion u otra y luego que el precio se quede quieto y la banda a justarse a el.

    sdss

5 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...