Blog La Vuelta al Gráfico
Economía y Mercados financieros desde otro punto de vista

¿Cuándo vender?, esa gran pregunta

En algún momento usted va a comprar acciones en una empresa y luego esa empresa va a emitir un profit warning, deja de crecer o tal vez incluso reducir su dividendo. La pregunta entonces es: ¿Qué es lo siguiente?

Tiene tres opciones principales:

Comprar más acciones: para ser honesto, esto es bastante improbable a menos que seas un inversor contrarian.

Aguantar la posición: Esto parece una opción sensata, comprarlo podría hacer que se sienta nervioso e incómodo.

Vender esas acciones: En mi experiencia esta es la opción por la que la mayoría de los inversores van a decantarse.

Eh aquí la clave de todo inversor, cuando el camino se bifurca: ¿qué dirección tomamos?. Exactamente lo que deberías hacer depende de tu estilo de inversión.

Desde mi punto de vista creo que será un error hacer click en venta por dos razones:

Un inversor en valor a menudo apuesta por compañías que pueden pasar por problemas. La gran mayoría de esas compañías finalmente cambian su curso y se recuperan. La inversión en valor es el arte de tratar de comprar compañías por menos del valor intrínseco de sus futuros rendimientos de flujos de caja para los accionistas (en su mayoría dividendos y recompra de acciones).

¿Por qué las acciones de una empresa se venden por menos de su valor real?

Hay muchas razones posibles, pero a menudo es porque la mayoría de los inversores piensan que las perspectivas futuras de la compañía son altamente inciertas o pobres. Como tal, esperan que los futuros rendimientos de la empresa sean más bajos y, por lo tanto, el precio de la acción caiga para reflejar esta opinión.

El punto clave aquí es que el precio de la acción de la compañía es un indicador principal.

El precio de las acciones cae hoy debido al sentimiento de los inversores acerca de los resultados futuros de una empresa.

Un buen ejemplo de ello es el reciente referéndum para que Reino Unido siguiera en la UE.

Inmediatamente después de que el Reino Unido votara por abandonar la UE (el mercado inicialmente lo percibía como malas noticias), el principal índice británico (FTSE 100) se hundió por debajo de 6000 puntos. Los participantes del mercado estaban preocupados por una recesión inmediata, que hasta ahora no se ha materializado.

¿Qué impacto tuvo el referéndum de la UE en las cuentas de la empresa al día siguiente?

Ninguno, por supuesto; un día es demasiado pronto para que aparezca cualquier impacto.

Incluso ahora, después de unos meses han pasado, sólo unas pocas empresas están mostrando cualquier impacto significativo de la votación en sus balances y cuenta de resultados. Dado que el proceso real de Brexit apenas ha comenzado, esto no debería ser una sorpresa.

Por lo tanto, los precios de las acciones caen o aumentan hoy debido a las expectativas sobre el futuro, pero la realidad de ese futuro se desarrollará en su propio momento.

Pero el mercado no es estúpido. Si el mercado es pesimista hay generalmente una buena razón, y muchas compañías que cotizan en valoraciones atractivas de hecho se encuentran en problemas bastante serios.

Como resultado, los inversores en valor a menudo compran demasiado pronto, es decir, cuando el precio de la acción cae, a continuación, los resultados de la compañía disminuyen durante el próximo año o dos.

Sin embargo, el hecho de que muchas inversiones en valor pasan por un período de bajo rendimiento no es necesariamente una razón para evitar adquirir estas compañías.

Porque si usted escoge un excelente negocio en primer lugar, entonces la mayoría de ellos que ahora tienen problemas se recuperaran finalmente, del mismo modo que sus precios de cotización. Pero no nos olvidemos querido amigo que la paciencia juega un papel muy importante.

Una inversión en valor típico: Comprar una buena compañía, que luego pasa por una situación complicada, pero finalmente se recupera.

Tengo la sensación de que debo explicar esa imagen, pero espero que no necesite mil palabras para hacerlo.

Básicamente, el gráfico muestra la vida de una inversión en valor un tanto defensivo. La secuencia de eventos es algo como esto:

• La empresa está creciendo y el mercado es optimista sobre su futuro. Las ganancias de la empresa y el precio de las acciones están aumentando rápidamente y todos están contentos.

• Se anuncian algunas malas noticias (tal vez una perspectiva cautelosa para el próximo año). El precio de las acciones comienza a disminuir, pero aún no se ven afectadas las ganancias (y los ingresos y los dividendos) de la compañía.

• El mercado y los medios de comunicación se vuelven pesimistas sobre el futuro de la empresa. El precio de las acciones cae un 50% en los próximos meses, a medida que el crecimiento de las ganancias se detiene bruscamente.

• Los inversores value comienzan a comprar porque la compañía ahora tiene una combinación de un sólido historial de crecimiento y un precio de la acción atractivamente bajo. La empresa es fundamentalmente sólida y los inversores en valor asumen que puede superar sus problemas.

• Durante el próximo año o dos, la ganancia de la compañía disminuirá. Esta es la primera evidencia concreta de que las malas noticias están teniendo un serio impacto en el desempeño de la compañía. El precio de las acciones continúa cayendo y los inversores en valor (que normalmente compran demasiado pronto) están ahora bajo el agua en esta inversión.

• Los inversores nerviosos venden en el punto de máximo pesimismo. Las ganancias de la compañía y el precio de las acciones continúan disminuyendo, todo parece sombrío y la compañía se considera un caso de cesta. El dividendo puede incluso ser cortado o suspendido.

• Se incorpora un nuevo CEO y CFO. La mayoría del consejo es reemplazado y se anuncia una estrategia de cambio.

• El mercado es cautelosamente optimista acerca de la estrategia de cambio. El precio de la acción comienza a subir, pero los resultados de la compañía continúan disminuyendo, aunque esto ya no es una sorpresa.

• En los próximos dos o tres años, la empresa comienza a dar la vuelta. Las deudas se reducen, la eficiencia y la rentabilidad se convierten en el centro de atención y los ingresos, los ingresos y los dividendos empiezan a subir. El precio de las acciones está aumentando rápidamente a medida que el mercado se vuelve más optimista.

• La compañía está creciendo y el mercado espera que el crecimiento continúe sin disminuir. Como consecuencia de este optimismo, el precio de las acciones y los múltiplos de valoración son altos. Los inversionistas del valor comienzan a vender para cazar hacia fuera nuevas oportunidades contrarian.

Abajo puedes ver el gráfico que muestra de forma más gráfica lo que acabo de explicar.

 

 

value-investment-cycle-2016-09

 

Yo diría que mis inversiones pueden clasificarse en tres grupos:

Las empresas y los precios de las acciones que hacen bien desde el primer día. Estas son las inversiones más fáciles y alrededor de la mitad de mis inversiones han resultado de esta manera. Algún ejemplo como Google, Viscofan o Washtec.

• Las empresas y los precios de las acciones que luchan, pero finalmente se dan la vuelta. Estos son los que son similares a la historia anterior. Alrededor de un tercio de mis inversiones pasan por un parche difícil de varios años pero finalmente salen por el otro lado y funcionan bien. Los ejemplos son Técnicas Reunidas, Indra o Nokia.

• Las empresas y los precios de las acciones que luchan y se venden a pérdida. Estos son los que no dan vuelta alrededor suficientemente o rápidamente bastante para mí querer guardar el sostenerse. Estos son los que quiero evitar, aunque acepto que invertir en el perdedor ocasional es inevitable. Alrededor de uno de cada seis de mis inversiones terminan de esta manera. Ejemplos son Tesco, Pharol y Gazprom.

El punto clave aquí es que si usted es un inversor en valor como yo, aproximadamente la mitad de sus inversiones probablemente pasarán por alguna situación difícil de varios años, donde el crecimiento de ingresos, ganancias y dividendos es insignificante o negativo.

Sin embargo, alrededor de dos de cada tres de ellos deben de darse la vuelta y terminar como inversiones exitosas. Esa sensación de decir, ya te lo decía yo, soy el p…amo. Cuidado con cruzar la delgada línea roja del bien y del mal.

Por lo tanto, si se vende cuando una empresa empieza a caer, lo más probable es que evite más ganadores que perdedores.

Por supuesto que no puedo decirte lo que debes hacer con tu dinero, pero esto es lo que normalmente hago yo:

• Comprar: Trato de comprar acciones en compañías fundamentalmente fuertes y sólidas que pagan dividendos pero como buen value, solamente cuando están baratas.

• Holding: Si la empresa comienza a caer, me suelo quedar. Si compré una buena compañía para comenzar con ella debería ser capaz de recuperar dentro de unos años como mucho. Durante este período probablemente evitaría incrementar la posición de esta inversión dada la creciente incertidumbre sobre su futuro.

• Vender con una ganancia: si la empresa se recupera bien y el mercado se vuelve optimista (es decir, el precio de las acciones aumenta mucho más que las ganancias y los dividendos de la compañía) entonces venderé para consolidar los beneficios y evitar mantener un precio excesivo. En este caso la disciplina juega un papel importante, el último Euro que lo gane otro. Es cierto que a veces te puedes perder una gran subida pero en la mayoría de los casos probablemente ya tenga buenas alternativas de inversión que pueden compensar el coste de oportunidad.

• Vender a pérdida: si no llega una recuperación o si la compañía suspende su dividendo por más de un año, venderé y seguiré adelante. Siempre hago una detallada autopsia post-venta con el fin de aprender todo lo que puedo de mis errores de inversión con el fin de reducir las probabilidades de repetirlo.

Como puedes ver tengo un sesgo bastante defensivo dentro de un estilo de inversión en valor. Ello es debido a que hay ciertos parámetros tanto de industrias como de situaciones especiales (spinoff, arbitraje, restructuraciones,etc…) que todavía no controlo demasiado, por ello las intento evitar. El temperamento y la paciencia es algo que me ha dado grandes resultados. Uno de los mayores enemigos de obtener buenas rentabilidades a mi juicio es la  ingente cantidad de información que disponemos, lo que genera constantes tentaciones para operar, por lo que aumenta considerablemente tus posibilidades de equivocarte. Como gestionamos los momentos de pánico o duda son clave para salir airoso en esto de la inversión. Por ello, me encanta la frase:” el riesgo no es la volatilidad, es no saber lo que haces”.

 

Javier Flórez

@FlorezJav

Las opiniones, consejos, ideas, etc que leas en este blog, son sólo opiniones. En concreto las opiniones personales de Javier y de Tomás, no las de ninguna entidad.

Ningún post de este blog tiene en cuenta tus circunstancias personales y nada en este blog puede ni debe considerarse como asesoramiento de ningún tipo.Tampoco deberías considerarlo como una oferta o invitación de compra o de venta de ningún instrumento financiero. Invertir en los mercados no es un juego. Cada día se gana y se pierde mucho dinero y son tantos los factores que pueden influir las valoraciones que es imposible predecir sus movimientos con seguridad.

Podríamos tener exposición ya sea personal o a través de alguno de los productos que gestionamos en las entidades para las que trabajamos, en alguno de los activos que comentamos en el blog.

¿Te ha gustado el artículo?

Si quieres saber más y estar al día de mis reflexiones, suscríbete a mi blog y sé el primero en recibir las nuevas publicaciones en tu correo electrónico.

  1. #1

    Borhammer

    Muy buen artículo

    A mi me gusta invertir en situaciones en las que busco el "turn arround", vamos que trato de ser contrarian. Y la verdad como decías tu, la sensación de "ya lo decía yo" está muy bien pero es delicado aguantar ciertas pérdidas y oír el fondo de mercado "te estas equivocando... eso no va a subir.. el sector está fatal...etc"
    Lo que suelo hacer para "aplanar" el resultado es entrar en varias veces, osea, promediando a la baja habitualmente. y después salir en etapas también, normalmente 3. Así no me pierdo toda la subida y minimizo el riesgo de que deje de subir y quedarme dentro. Y recupero liquidez para rotar la cartera.

    Como bien dices en el artículo, los contrarian nos solemos adelantar demasiado, tanto en la entrada como en la salida... curioso. Es psicología pura.

    Saludos

  2. #2

    Javiflo

    en respuesta a Borhammer
    Ver mensaje de Borhammer

    Mil gracias por tus comentarios. Tiene mucho sentido lo que dices e incluso le puedes ganar una mayor rentabilidad a este tipo de compañías aunque el timing es una cosa complicada.

    Estudio muy concienzudo de la compañía hasta que decido poner el primer euro y si baja mejor. Apuesto por ello hasta que se demuestra lo contrario y tiene mucho de psicología, por no decir todo.

    Un abrazo

Autores
  • TomasGarciap

    Gestor de carteras y fondos de inversión, especialista en divisas y materias primas. Sumo ya más de 11 años de experiencia en el sector financiero, la mayor parte en el Departamento de Análisis, Estrategia y Asesoramiento de un importante banco multinacional. Tengo la suerte de poder combinar trabajo en el sector financiero con actividad docente en varias universidades y centros de negocios. La Vuelta al Gráfico es mi pequeño rincón donde exponer mi opinión puramente personal.

  • Javiflo

    Javier Florez Garcia Javier Flórez es licenciado en Administración y Dirección de empresas por la Universidad de León y Master en Finanzas en Analistas Financieros Internacionales. Comenzó su carrera en entidades bancarias como asesor de banca privada y gestión de inversiones para posteriormente irse a Dublín y trabajar en BMW Irlanda. Ha desarrollado gran parte de su carrera en el grupo BNP Paribas en España primero como analista Macro y actualmente como Analista CIB Europe. Además, Javier ha sido futbolista profesional, en equipos como el Racing de Santander, Cádiz, la Cultural Leonesa o el Atlético Astorga.

Envía tu consulta

Sígueme en Twitter

Sígueme en Twitter

Acerca del blog

Las opiniones, consejos, ideas que puedas leer en este blog, son en todo momento mis opiniones. Esto significa que muchas veces no serán como las tuyas, muchas veces sí lo serán, a veces serán correctas, otras veces equivocadas, pero siempre argumentadas, aunque puede ser que la información (pese a estar recogida de fuentes que considero fiables) puede ser incorrecta o incompleta.
Invertir en los mercados no es un juego. Cada día se gana y se pierde mucho dinero y son tantos los factores que pueden influir las valoraciones de los diferentes productos que existen de inversión/especulación que es imposible predecir sus movimientos con seguridad.
Ningún post de este blog tiene en cuenta tus circunstancias personales y no será en ningún caso una oferta o invitación de compra o de venta de ningún instrumento financiero: si decides lanzarte al mercado basado en cualquier idea aquí vertida es sólo bajo tu responsabilidad.


Sitios que sigo
Creative Commons License
Este Blog está bajo licencia Creative Commons