Situación Post-Grecia o el mundo europeo después del pre-default

2

La partida de cartas se llevaba celebrando desde la semana pasada, a finales del viernes se cerraron apuestas y sería el EuroGrupo quien debería marcar la última puja.

Grecia mantenía su apuesta arriesgada, todo o nada con cartas poco combinables, una pareja no es la mejor estrategia en un póker al descubierto y eso lo sabía el FMI y la Eurozona.

Y al final Europa se decidió, si Grecia no acepta, que se  atenga a los impagos. Ir en cortos el lunes era una cuestión de decisión, porque era lo más probable.

¿Europa se rompe? No digamos tales cosas después de haber pasado lo que se ha pasado con Irlanda, Chipre, Portugal o la misma España, pero esto de Grecia es un símbolo de debilidad, o de fortaleza según quien lo mire, fortaleza por mantener los principios de la unión económica y la cesión de soberanía a la Unión.

Grecia está llevando al extremo el pensamiento de que un miembro de la UE no puede ser expulsado, pero en la situación actual, qué más da si Grecia es de la Unión cuando la Unión no va a cubrir sus espaldas, la situación es tensa, muy tensa, es una lucha de poderes, y seguro que algún protagonista todavía no ha salido, véase Putin y Rusia.

En todo este mar, con un Podemos-Siritza de fondo y un Rajoy que seguro que fuma un puro frotándose las manos (igual Grecia le está haciendo la campaña y es posible que no le falte razón) abría la mañana Europa en sus bolsas (son estos lunes en los que lo mejor es no haber abierto, pero los lunes festivos caen cuando caen).

El Ibex arrancaba la mañana, llegaba a pérdidas del 5% para finalmente cerrar la sesión en un -4,56%, también nos acompañaban nuestros amigos lusos en un día en el que se dejaban el -5,22%, y el Euro Stoxx se dejaba el -4,21%, un día en el que entre el -4%-5% han sido los rangos de pérdidas medias en muchas plazas.

En España, las pérdidas las encabezaban los bancos, Santander y BBVA se dejaban un -6%, Sabadell un -5% y a partir de aquí el resto de importantes, es una crisis de deuda, no lo olvidemos nunca.

Y el gráfico, después de toda esta fiesta, ¿cómo queda? Pues la tendencia alcista, salvo novedades, se mantiene de fondo, pero de nuevo viene el quiero y no puedo.

El Ibex parece que siempre encuentra razones para seguir en su ranzo entre los 11.500 y los 10.800, si no es Grecia es una elección, y es que los inversores tienen dudas, muchas dudas, demasiadas dudas.

Mi impresión es la de un índice que refleja la situación de un país, parece que sí pero todavía no, parece que crecemos pero la microeconomía no lo aprecia, parece que empezamos a tener una mejor estructura económica pero no hay empleo estable, parece que las reformas funcionan pero se ha perdido poder adquisitivo, parece que la gente ha visto el cambio de tendencia pero igual cambian de opción política en 180 grados.

A día de hoy, pasado este primer lunes de tempestad, sigo manteniendo que el Ibex35 es alcista, los gráficos semanales aquí lo demuestran.

Pero ojo con los niveles de 10.500 puntos que marcarían una rotura de la línea de tendencia alcista que arrancaba en 2013-2014, ojo a la evolución en esta semana del selectivo español, un día de fuertes pérdidas es posible, toda una semana, es para reflexionar.

  1. en respuesta a Gonzalo Calvo
    #2
    investingh

    Hola gonzalo

    Lo mejor es que actúen los stops donde los tengas, si una posición ya no es rentable es mejor salir que gestionar un desastre futuro, bajo mi opinión.

  2. #1
    Gonzalo Calvo

    Buenos días, ¿recomendarías cubrir nuestras posiciones de alguna forma durante estas semanas? Stop loss, compra de puts...
    Un saludo!