¿Es más sano consumir margarina que mantequilla o es puro marketing?

6 respuestas
¿Es más sano consumir margarina que mantequilla o es puro marketing?
¿Es más sano consumir margarina que mantequilla o es puro marketing?
#1

¿Es más sano consumir margarina que mantequilla o es puro marketing?

Estoy dando un curso de dietética y he sacado la conclusión, por las indicaciones que me han dado, de que la margarina es veneno.
También he encontrado esto:
http://alimentos.blogia.com/temas/14-aceites.php

#2

Re: ¿Es más sano consumir margarina que mantequilla o es puro marketing?

Buenas,

siempre he escuchado que la margarina es muy mala. De hecho me llego el comentario de que le faltaba una molécula para convertirse en plástico. ¿Crees que puede ser verdad?

Un saludo

#3

Re: ¿Es más sano consumir margarina que mantequilla o es puro marketing?

Me imagino que todo depende de las cantidades. Hoy en general no se cocina con este tipo de grasas.
Si se utiliza solo para poner un poco en los macarrones o similar, poco daño puede hacer.
Lo importante en este tipo de grasas es no alimentarse con nada que lleve grasas vegetales de coco palma, palmiste, etc, baratas pero muy dañinas y otras que con la globalización nos empiezan a llegar.

#4

Re: ¿Es más sano consumir margarina que mantequilla o es puro marketing?

Creo que ninguna es buena. Los ácidos grasos parcialmente hidrogenados que contiene la margarina son más perjudiciales que las grasas saturadas de la mantequilla pero la mantequilla contiene colesterol así que no sé cual es peor. Yo siempre cocino con aceite de oliva extra virgen y de vez en cuando pongo un poco de mantequilla en las tostadas del desayuno.

#5

Re: ¿Es más sano consumir margarina que mantequilla o es puro marketing?

Esté articulo entra en los efectos de ciertos tipos de grasas en el organismo de forma bastante clara.

http://www.consumer.es/web/es/alimentacion/aprender_a_comer_bien/enfermedad/2005/08/04/143886.php
¿Qué son las grasas hidrogenadas?
Grasas de origen vegetal que en nuestro organismo se comportan como grasas saturadas cuyo exceso contribuye a aumentar los niveles de colesterol sanguíneo
Las grasas hidrogenadas se emplean con frecuencia en la elaboración de productos como aperitivos salados (palomitas, patatas fritas...), productos precocinados (empanadillas, croquetas, canelones, pizza...), bollería, galletas..., alimentos cada vez más demandados.
¿Cómo se obtienen?
Las grasas hidrogenadas son una forma físico-química en la que se pueden presentar las grasas.
El aspecto físico de un alimento graso depende del tipo de grasa que abunde en su composición, según sea saturada o insaturada.
Por ejemplo, la grasa saturada (se denomina así porque todos sus átomos de carbono están saturados de hidrógeno) es sólida a temperatura ambiente, y esto explica que alimentos ricos en esta grasa, como el sebo, el tocino o la mantequilla, tengan un aspecto más sólido. Los aceites vegetales como el de oliva o semillas, ricos en ácidos grasos insaturados (no todos sus átomos de carbono están unidos a hidrógeno, sino que están unidos por dobles enlaces), son líquidos a temperatura ambiente.
No obstante, se puede modificar la composición físico-química de un alimento con el fin de cambiar su aspecto, su textura y sus posibilidades de empleo. Así, los aceites vegetales se pueden hacer más sólidos introduciendo moléculas de hidrógeno en su composición, es decir, hidrogenándolos y transformando sus ácidos grasos insaturados en más saturados de hidrógeno. De este modo se obtienen las denominadas grasas hidrogenadas.
Los fabricantes emplean este tipo de grasas por su bajo coste y porque los productos elaborados con grasas hidrogenadas pueden permanecer durante más tiempo en las estanterías de los supermercados ya que estas grasas tardan más tiempo en enranciarse.
A pesar de su origen vegetal, debido al tratamiento físico-químico que han sufrido, las grasas hidrogenadas se comportan en nuestro organismo como la grasa saturasa, es decir, como "grasa mala", cuyo exceso contribuye a aumentar los niveles de colesterol sanguíneo. Por tanto, es recomendable revisar el etiquetado de los alimentos y no abusar de aquellos que contengan este tipo de grasas.
Leer la etiqueta, fundamental
En la lista de ingredientes de muchos productos se indica que contiene grasas hidrogenadas o grasas parcialmente hidrogenadas. Aunque la etiqueta haga referencia al origen vegetal de estas grasas -que el consumidor puede asociar a saludable-, en nuestro organismo, este tipo de grasas se van a comportar como grasas saturadas debido al proceso de hidrogenación que han sufrido. Hay evidencia científica de que consumir en exceso alimentos que lleven grasas parcial o totalmente hidrogenadas, se relaciona con un aumento de la tasas de colesterol y triglicéridos plasmáticos, lo que contribuye en parte a la aparición y desarrollo de enfermedades vasculares, como la hipercolesterolemia, la hipertrigliceridemia y la arteriosclerosis.
Ésto hace que sea especialmente importante que personas con niveles elevados de colesterol o triglicéridos en sangre o que sufran cualquier tipo de enfermedad cardiovascular, eviten el consumo de alimentos que contengan este tipo de grasas. Y como medida preventiva, es recomendable que la población general sana, evite o limite la presencia de estos productos en su dieta habitual, o que elija entre varios productos, aquellos con menor porcentaje de grasa hidrogenada.
Por tanto, es interesante revisar la etiqueta de los productos y elegir, siempre que sea posible, aquellos que especifiquen el tipo de aceite utilizado.

#7

Re: ¿Es más sano consumir margarina que mantequilla o es puro marketing?

Mantequilla sin duda, y a ser posible elaborada a partir de leche cruda y de vacas alimentadas de pasto.

Margarina, hay que evitarla a toda costa.

Te puede interesar...

- No hay entradas a destacar -

- No hay entradas a destacar -

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar