Rankia USA Rankia Alemania Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Colombia Rankia España Rankia Italia Rankia México Rankia Perú Rankia Polonia Rankia Portugal
Acceder

Queja amarga de los Directores de Bankia, esto huele a regalo al Saantander

6 respuestas
Queja amarga de los Directores de Bankia, esto huele a regalo al Saantander
Queja amarga de los Directores de Bankia, esto huele a regalo al Saantander
#1

Queja amarga de los Directores de Bankia, esto huele a regalo al Saantander

Carta de Directores y Directoras
17 julio, 2014
Por su importancia y notoriedad, os hacemos llegar la aportación de un grupo de directoras y directores de oficina que tratan de describir las visicitudes de su día a día, poniendolas en común con el resto de compañeros y compañeras intentando que también alcance otros estamentos de la entidad. Esperamos vuestra participación.

“Julio de 2014, un grupo de Directores y Directoras de Oficina de Bankia.

Llevamos meses dándole vueltas a la cabeza a escribir estas líneas o no hacerlo. Todo lo que estamos viviendo nos aconseja dejarlo pasar pero hemos decidido hacer esta reflexión de tú a tú, sin “ustedes” de por medio, porque creemos que cualquier compañero que la lea sacará alguna conclusión, esté donde esté en el organigrama.

Nos gustaría firmarlo con nuestro nombre pero al final no lo haremos por miedo y, no lo dudéis, eso nos entristece porque va en contra de lo que creemos que debería ser.

¿Qué objetivo perseguimos con esto? Nunca la queja por la queja. Somos mayorcitos para andarnos quejando, y eso sólo resta energías. Pretendemos provocar una reflexión y que se sepa lo que para nosotros es la verdad de la situación diaria desde el punto de vista de un Director de Oficina, ya que pensamos que no se conoce en determinados estamentos.

Todos nosotros somos Directores y Directoras honestos, expertos y que hemos disfrutado con y de nuestros trabajos, que hemos tenido éxito profesional y que contamos (o eso creemos) con la confianza de nuestros jefes y empleados. Nos hemos esforzado siempre por lograr los objetivos que se nos han marcado.

Hay una pregunta que no sabemos si se hacen “por arriba”: ¿qué se vive hoy por hoy en la red de sucursales de Bankia?

Pues, señores, la respuesta a esa pregunta es la siguiente: miedo, frustración, sobrecarga, hastío, desmotivación… podríamos seguir líneas y líneas de sustantivos de esta clase. Tristeza. Mucha tristeza por lo que estamos viviendo, y ya no hablamos del ERE, preferentes, etc. que siguen presentes en nuestras vidas diariamente, sino porque no comprendemos qué está pasando.

Nuestra percepción es que vivimos en una deriva comercial absoluta, en un desgobierno en el que cada uno de los diversos “Reinos de Taifas” que percibimos son los diferentes estamentos de la organización toma sus propias decisiones que siempre, invariablemente, terminan por caer en las sucursales. Con la frase “hay que hacer más con menos” parece que todo se justifica, pero no es así. La imagen de los platillos girando, tantas veces utilizada, ya no es válida. Ahora no tratamos de buscar equilibrios, sino de sobrevivir a lo próximo que se nos venga encima.

Veréis, hemos llegado a un punto en el que el otro día había en la agenda comercial de cada una de nuestras agendasucursales más de cincuenta campañas. Lo normal es estar entre treinta y cuarenta, cualquiera lo puede ver en el estupendo cronograma de Intranet. Al margen de ellas están las acciones locales, asuntos operativos, contactos individuales, etc. hasta juntar más de doscientas líneas por término medio.

¿A nadie le parece de locos? ¿Alguien cree que un Director de Oficina, y no digamos su equipo, puede manejar con alguna probabilidad de éxito cuarenta acciones comerciales? Y además, no sólo hacemos eso. Tenemos más trabajos que realizar, como por ejemplo atender a los clientes que vienen a la oficina buscando ayuda para solucionar “su problema” aquí y ahora o gestionar la morosidad… poca cosa. Esos asuntos, esas gestiones, no están incluidas en las campañas del momento, pero hay que hacerlas.

Presión. ¿Alguien cree que nos asusta la presión? Si es así es que nunca ha sido cajero en una oficina grande de un barrio obrero en el día de pago de pensiones. Presión hemos tenido siempre, campañas ha habido toda la vida y objetivos ambiciosos también.

No nos asusta la exigencia comercial, es la salsa del trabajo de una oficina. Pero claro, “ambicioso” e “irrealizable” no son sinónimos. Quitemos el adjetivo “irrealizable” y supongamos que todos ellos son sólo “ambiciosos”, que es lo que te dice tu jefe cuando está pensando que un objetivo linda con lo excesivo. No se pueden cumplir quince, veinte o los que sean objetivos “ambiciosos” a la vez.

Una de las palabras de moda es “prioridad”. Es muy divertido escuchar a tu jefe de zona desgranando una tras otra las siete, ocho o diez “prioridades”. Señores, cuando todo es prioritario… nada es prioritario. Muchos de nosotros, si no todos, hemos decidido que las prioridades del centro de negocio que nos han encargado dirigir las fijamos nosotros mismos, ya que descendentemente todo tiene categoría de prioridad máxima. Qué osadía la nuestra, esa de tomar decisiones.

Pero bueno, al fin y al cabo, nos pagan por sacar adelante lo que nos pidan desde la organización. Sólo una cosa más: no perdamos de vista que todo esto es al margen de los objetivos de la oficina. Hay que insistir en eso: al margen. Porque los famosos objetivos V2 son otra cosa y casi no se habla de ellos.

Es más importante cuántas actividades cierra un empleado, o una oficina, en la agenda del NEO que cualquier otra consideración. Si hemos cerrado muchas actividades, vamos bien. Si cerramos pocas, vamos mal. Lo que vamos a conseguir es morir de éxito el día que las cerremos todas.

Aderecemos este cóctel con multitud de “reportes” ascendentes. Nos pasamos la vida rellenando hojas de cálculo que nadie va a leer, prediciendo cierres mensuales, informando de ventas “ascendentemente” cuando debería ser al revés, etc. La función del Director de Oficina está infantilizada: en algunas Zonas los Directores tienen que reportar diariamente o semanalmente a qué dos empresas han ido a visitar. Debe ser que no confían en nosotros, claro.

Lo penúltimo es pedirnos “planes de negocio mensuales” de montones de cosas recogidos en hojas de cálculo de creación indefinida, porque en cada DZ o DT hay una distinta. Tenemos que fijar nosotros los objetivos (ahora les llaman “compromisos”), y sobre todo cuántas llamadas de teléfono se van a hacer, que parece que es lo importante. Y esos “planes de negocio” (no nos llamemos a engaño, son puros documentos huecos y al margen de la realidad) caen en el olvido… sistemáticamente. Porque esa es otra cosa: la sistemática.

¿Todas las oficinas, de todos los entornos, en todas las circunstancias y todos los días van a hacer las mismas cosas, en el mismo momento y de la misma forma?

Mirad, compañeros que no sois “de las oficinas”, el que se crea eso es que vive fuera de este mundo. Más aún, parece que no ha pisado una sucursal en toda su vida y, como sabemos que no es así, lo que debe ocurrir es que tiene muy mala memoria. O, lo que es peor, que tenía que entregar “algo” y “algo” entregó.

Ayer mismo hemos sabido que en una reunión de una DZ, estando presente su Director Territorial, un directivo de esa DT dijo acerca de la sistemática literalmente: “no penséis, esto hay que hacerlo y punto”. ¿Es ese un mensaje institucional o un arrebato autoritario dado que sabemos que no podemos convencer de las bondades del asunto?

imposibleSeñores, lo que nos pedís es irrealizable. Pondremos buena cara como si nos lo creyésemos, pero luego seguiremos trabajando. ¿Tenemos que dotar de un cierto nivel de uniformidad el trabajo en la red? Claro, eso es evidente, pero de ahí a convertirnos en robots va un abismo. Nuestra opinión es que todo Director que se precie planifica la actividad, pero lo hace desde el conocimiento de su oficina y su entorno.

Señores: “empowerment” o robotización, pero una de las dos cosas, por favor. Estamos dispuesto a tomar decisiones… lo estamos deseando y por eso somos “Directores”, pero déjennos hacerlo sin pautarnos cada uno de nuestros movimientos y sin someternos a controles sin sentido.

Otro hecho real. El otro día participamos algunos de nosotros en un debate muy abierto entre Directores de oficina y personal de nuestra Dirección Territorial y no sabemos quién se quedó más pasmado, si ellos por las cosas que les contábamos o nosotros porque ellos, que están supuestamente tan cerca, no tenían ni idea de lo que pasa realmente en oficinas.

La realidad es que al final todo cae aquí, en unas sucursales que están sobrecargadas de trabajo y que tienen que manejar múltiples “inputs” siendo los únicos “outputs” los de los empleados que les quitan.

Señores, se está implantando a toda prisa el proyecto de Oficinas Ágiles que nos tiene sumidos en el más absoluto de los desconciertos y ¡¡¡ni siquiera está elaborado el protocolo de actuación!!! Cuando la migración genera dudas del tipo “no me han migrado la escalera, como me habían dicho” la respuesta es que no hay respuesta. Nadie lo sabe. ¿Saben ustedes lo de empezar la casa por el tejado? ¿Y aún se atreven a pedirnos a los Directores que planifiquemos? Por favor, seamos serios. Pregunten de verdad a los Directores de esas Oficinas qué es lo que están viviendo… y reflexionen un poco.

Simultáneamente, los clientes están recibiendo una carta que les dice que se tienen que ir a otro lado y, cuando acuden a sus oficinas para que se lo expliquen ven los vinilos de la acción comercial de captación diciendo “te estamos esperando, tú decides cuándo”. Falta añadir “y nosotros dónde”. Y no es que nos parezca mal el proyecto de Oficinas Ágiles, todo lo contrario, pero no hemos medido bien los tiempos, parece que tenemos muchísima prisa y que todo está cogido con alfileres.

En determinados barrios lo que circula en la calle es que cierran “su” oficina, y ahora alguno estará pensando que no hemos hecho bien la comunicación a los clientes… los de las oficinas, claro. Es como cuando se presentó el proyecto de migración de empresas… no había riesgo de diseño, sino de implantación. Si salía mal, culpa de las sucursales. Por favor…

Y ayer mismo, el remate en forma de un cambio de horarios surrealista, sin sentido y que linda con lo absurdo, justificado en echar la culpa a los sindicatos. No sabemos si la tienen o no, pero esta decisión no podía ser más erronea y no podía generar más conflicto con los clientes, ya cabreados de por si. Un ejemplo de improvisación.

Estáis fuera de la realidad, y ya sea porque no la conocéis o porque no la queréis conocer, nos estáis convirtiendo en gente infeliz y cada vez más separados emocionalmente de nuestros trabajos. Resulta complicado identificarse con un proyecto cuya filosofía compartes pero cuya puesta en práctica te produce rechazo cuando no repulsa.

Y, mientras tanto, entre vosotros, “los de arriba”, y nosotros, “los de abajo”, siguen estando las mismas personas. Ahí no ha habido ninguna reestructuración que merezca el nombre. Y ya lo dice el Presidente: si hacemos las mismas cosas de la misma manera…

Y no nos llamemos a engaño, son las mismas cosas de la misma manera. Sólo que a ratos se pierden las formas, a ratos se amenaza, a ratos se nos trata con condescendencia… pero la creatividad brilla por su ausencia. Pocas ideas nuevas, muy pocas.

El resultado es que cada cual sigue haciendo la guerra por su cuenta. Los DZs nos siguen cantando las alabanzas de la sistemática comercial en la que no creen ni ellos, y a la vez se la saltan y cada uno hace lo que le parece conveniente.

Hay zonas de Madrid en las que a un lado de la calle la oficina “X” tiene el horario de caja normal y la oficina “Y” no abre caja en ningún momento siguiendo órdenes de su Dirección de Zona, cuando no está incluida en el proyecto de oficinas ágiles. De hecho el cierre de caja total no está recogido en ninguna parte, o al menos no lo hemos encontrado recogido en ninguna parte. Muy lógico todo. Y claro, esa oficina X está colapsada.

No sabemos qué le estará llegando al Presidente, al cual “por aquí abajo” tenemos en un pedestal y en el que confiamos a ciegas. Nos tememos que en los Focus Groups, poca cosa. Hay demasiado miedo. Y si esperamos que el mensaje le llegue por el “conducto reglamentario” lo llevamos crudo, ya que en el DZ, en el DT o en algún punto de la cadena de mando el mensaje desaparece misteriosamente. Seguro que les contarán que en las oficinas estamos bien o hasta muy bien.

¿Sabéis una cosa? Algunos sí que hablamos con libertad con nuestros jefes directos pase lo que pase, y eso es parte de nuestra responsabilidad como directivos, no lo olvidéis compañeros. Pero que no lo olviden ellos: hacerlo subir es la suya.

Porque sabemos que el mensaje no llega, algunos nos hemos decidido a escribir; sinceramente, no conocemos a ningún Director que opine muy diferente a nosotros, no hemos oído otra cosa de los compañeros con los que hemos hablado del tema y tendréis que creernos si decimos que son muchísimos. Todos piensan parecido, pero no pretendemos hacernos portavoces de nadie más que de nosotros mismos, sintiendo mucho no atrevernos a poner nuestros nombres al final.

Señores “de arriba”, si os interesa saber de verdad qué pensamos los Directores de las Sucursales del Banco o lo hacéis generando auténticos climas de confianza u os inventáis algún conducto anónimo. Creo que os quedaríais muy sorprendidos por la realidad. Pero que sea de verdad anónimo, no olvidéis que tenemos miedo. Ha habido avalancha de solicitudes para salir del Banco… alguna conclusión habréis sacado.

Y una última cosa. O cambia esto, o no vamos a ninguna parte. Bueno sí, a convertirnos en el Banco de Santander 2, una Entidad financiera de la que sus propios empleados hablan mal de puertas afuera y de la que se marcharían si pudiesen. Nosotros no queremos esto para Bankia.

Si queremos ser el mejor Banco comercial de España necesitamos equipos que vengan a trabajar con alta motivación, con alegría, muy positivos y que se identifiquen con lo que hacen en tal medida que los obstáculos sean sólo los puntos de apoyo para ir subiendo en calidad de trabajo.

Por ahora no lo estamos logrando, y decimos “estamos” porque nos sentimos parte activa del proyecto.

Firmado, un grupo de Directores y Directoras de Oficina de Bankia.”
P.D. Desde el Área de Técnicos nos gustaría dejar constancia que la decisión unilateral de cambio de horarios de OF. Ágiles y CLR’s ha sido tomada por la empresa, incluso los horarios comerciales nunca han sido objeto de negociacion. En esto poca o ninguna responsabilidad pueden tener los representantes de los trabajadores.

#2

Re: Queja amarga de los Directores de Bankia, esto huele a regalo al Saantander

Espero que se prejubilen pronto. Vaya panda de inadaptados....

#3

Re: Queja amarga de los Directores de Bankia, esto huele a regalo al Saantander

Caja Madrid/Bancaja eran líderes territoriales, tenían el 80% de la clientela cautiva, no se precisaba producción, la clientela y el dinero entraba a borbollones, ser Director confería, reconocimiento y todos querían ser amigos del Director de la Sucursal, fueran ahorradores o demandantes de crédito.

--Las tornas han cambiado, hay brutal competencia, los ahorradores "subastan" los ahorros al mejor postor, aunque Bankia tenga fondos muy buenos no se fían, hay memoria de preferentes, y en créditos es como torear, si te tiras al ruedo te pueden coger y si siempre habéis toreado desde la barrera ahora cuesta y mucho bajar a la arena.
Bankia no debe ser la beneficencia, es un negocio y debéis hacerlo rentable, cuidad al cliente, atenderle con honestidad, debéis esforzaros en conocer el producto que se ofrece y si es el idóneo para vuestro cliente, honestos ante todo, no engaña viejos que por ganar un plus coloque un producto perverso.

Al cliente no se le puede dar solo "hueso" ejemplo si para IPF hay margen entre 1,25 y 2%, no vayáis al mínimo, el hueso puro es muy duro de roer, aderezarlo con un poco de carne, y añadir al mínimo algunos céntimos, cuando venza la IPF, igual el cliente renueva.Si se entera que hay diversas varas de medir a clientela similar y el ha sido perjudicado, no repetirá con vosotros.

--Pensad, que gracias al que entra en la oficina estáis contratados, distinguid cliente que da negocio y el que no lo da, y repito honestidad, y conocimiento profundo de lo que se ofrece.

--No me creo que estéis más estresados que los trabajadores de Mercadona, y que se exige más que a ellos, su sueldo es de 1200€, en Mercadona hay cola para entrar, seguro que triplicáis el sueldo, y los empleados de Mercadona, no les notas amargados, cuando les preguntas algo te aconsejan y te atienden de maravilla.

#4

Re: Queja amarga de los Directores de Bankia, esto huele a regalo al Saantander

Hola

Después de leer el texto (casi), entiendo vuestra situación... El trabajo de verdad lo hacéis vosotros y os aplaudo por ello.

Lo que no me gusta son la cantidad de campañas que están realizando... soy accionista de este banco y la imágen que dan con tanta campaña no es muy seria, aunque esto es algo subjetivo.

Además esta lo que comentáis de que es inviable llevar tantas campañas a la vez.

#5

Re: Queja amarga de los Directores de Bankia, esto huele a regalo al Saantander

No me leido el tocho, pero no me extrañaría que bankia se lo quedara en santander...

#6

Re: Queja amarga de los Directores de Bankia, esto huele a regalo al Saantander

Esto no pasa sólo en Bankia. La cultura del trabajo en Banca es de total explotación, pero como el personal esta muy estudiado, por decirlo de alguna forma, lo mantienen todo en silencio.

Una reflexión, ¿merece la pena vivir así hasta los 65-67?

Personalmente se esta mejor en el Mercadona reponiendo que siendo Director de Oficina. Y además, han conseguido los de arriba, que se odie a la Banca y a todos los que allí trabajan.

Te puede interesar...

- No hay entradas a destacar -

- No hay entradas a destacar -

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar