Arturo Kortazar

Rankiano desde hace más de 6 años
7
Publicaciones
1
Recomendaciones
--
Seguidores
Posición en Rankia
Posición último año
Resumen
Respuestas 1
Comentarios 6
15/11/18 14:26
Ha comentado en el artículo ¿Salud pública o privada?
Sin contactos, haya crisis o no la haya, no entras en ningún lado, y si te cogen por chiripa, por pena, o por un contacto de baja calidad, te pagan una miseria temporal exigiéndote más que a nadie y no te hacen fijo ni a tiros. El salario que ganes es la calidad de tu contacto casi siempre. Yo he visto empresas donde hay cientos de despachos ocupados por alguien, que nadie sabe lo que están haciendo, ganando sueldazos fijos… así es en todos los lados. Todo el sistema es una gran mentira y la educación la que más… ¿Tú eres de las personas que piensa que el que más vale y más trabaja es el que más gana? Estás totalmente equivocada, y así te irá como sigas pensando de esa manera. Cuando tienes contactos, no te hace falta nada, ni preparación ni méritos ni cualificación ni formación, todo te sobra, pero cuando no conoces a nadie, te falta todo, te exiguen que seas alto y guapo, con ojos azules o verdes jajaja, joven con capacidad de aguantar la presión, varias carreras, dos o tres idiomas y muchos años de experiencia, y con no más de 30 años de edad, a ver quién es el guapo que cumple todas esas exigencias, no hay nadie en el mundo así, y si existe, es muy rico para no tener que andar por ahí ofreciéndose a gente extraña para que le den algo. Asi es la vida, porque no ves más que inútiles y corruptos ocupando puestos con grandes remuneraciones y no valen para nada… Solamente hay que ver las empresas y bancos que han arruinado con sus gestiones desastrosas, anda que si te crees que vas a estar en los sitios por tu preparación y conocimientos solamente, lo tienes crudo, te puedes morir de hambre. Los contactos no se pueden enseñar en ninguna escuela ni universidad, ni tampoco tocando puertas de gente extraña los consigues, o los tienes o no los tienes, por familia, por política o por otro motivo como amistades, también depende mucho de la suerte de quienes conozcas, si luego esas personas pueden ayudarte o no, porque igual siembras en el desierto. Dado que donde no hay nada, tampoco se puede sacar nada. No encontrarás jamás un trabajo de calidad si no tienes un buen padrino, o la probabilidad de que sí lo hagas es muy baja, como dice el refrán, el que no tiene padrino no se bautiza jajaja, no importa tanto la formación que tengas, eso es lo de menos, de ahí que será prácticamente imposible que accedas a un buen puesto estable y bien pagado sin contactos y menos que te paguen la la titulación universitaria… Puede resultar esta realidad desilusionante, deprimente y muy dura para el que no conoce a nadie, porque tienes todas las puertas cerradas de partida, pero es cierta, es lo que hay en el sistema. Más del 90% de las ofertas de empleo de las empresas no se publicitan nunca, es decir no salen a la luz, y en consecuencia, los cauces habituales de las páginas rosas de los periódicos generalistas y de actualidad económica, y las empresas de trabajo temporal, no valen absolutamente para nada. Suelen tirar muchas veces de los familiares de empleados para cubrirlos, más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer es lo que se dicen en las empresas. La verdad es que cuanto más alto se esté en el escalafón de una compañía, menos preparación real se necesita y más contactos de alto nivel se precisa, resulta paradójico, porque son los puestos de confianza de la dirección, y solamente se suelen utilizar los canales tradicionales de contratación laboral para aquellas colocaciones de más bajo nivel y en donde menos dinero se gana, como mantenimiento y personal de oficios, puestos de administrativos sin titulación universitaria y de limpieza, que es donde más sirve el currículum vítae para entrar a trabajar. La realidad es que te has podido a matar a estudiar durante lustros y que no te valga para mejorar tu vida… ya que solamente del 5% al 10% de los titulados ejercen y cobran por su titulación. Por lo que se puede afirmar, sin ningún tipo de duda, que estudiar es más un hobby que una profesión. Puedes crear un partido político y presentarte a unas elecciones y si te vota la gente, entonces ya te has hecho con la cifra y te pagan la titulación jajaja, así consigues el contacto que no tenías, no hay otra manera. Pero qué probabilidades tienes que eso suceda, pues cero patatero. O puedes a si mismo montar una empresa por tu cuenta, pidiendo prestado si no tienes dinero, y te arriesgas a arruinarte, ya que la mayoría fracasa, solamente hay escasos negocios que son rentables y se mantienen en el tiempo, sólo unos pocos afortunados que se lo curran mucho y con suerte triunfan, o dependes de un sueldo que te pague por ahí alguien, y no te harán más que explotarte, nada que valga la pena si no conoces a gente que tenga poder… así funciona esto. Para mí, la mayor estafa que existente de la educación, son los Máster de especialización, vaya negocio que tienen montado, juegan con las ilusiones de los jóvenes que necesitan trabajar para hacerse con un sueldo, menudos mangantes madre mía, qué gran mentira… Al igual que sucede cuando cursas estudios para obtener titulaciones en universidades privadas. Te sacan decenas de miles de euros para que luego te den un trabajo temporal, se coloca el 99% de los que terminan sus carreras por sus bolsas laborales de empleo, es como si compraras el contacto muy caro para poder trabajar en algo, porque luego en los trabajos, nada más se hacen gilipolleces, que no necesitas saber más ni menos, con lo esencial te vale y de sobra. No todo el mundo entra por enchufe en los puestos de calidad bien pagados y estables, es evidente, porque para cobrar un miseria temporal no necesitas a nadie, te vales por ti mismo para vivir como un desgraciado, pero la inmensa mayoría sí, alguno entra por méritos propios currándoselo mucho y teniendo también mucha suerte, pero tienes que ser un fuera de serie, alguien que sea muy superior a los recomendados… Qué te van a dar por ahí la gente extraña, si casi todo el mundo intenta robarte cuando vas a comprar o acceder a algún servicio profesional, cobrándote mucho más de lo que realmente vale, cosas que no puedes hacer por ti mismo. La valía de una persona no tiene que ver nada con el dinero que gane o tenga. Esa es una de las mayores verdades que he dicho en mi vida y he escrito miles en mis artículos, el dinero va por otro lado, en el fondo tienes lo que te quieran dar. El 90% e incluso más de lo que te pase en la vida te viene dado por tus orígenes, de dónde procedas, en qué país vivas, porque no es lo mismo nacer en Nigeria que en Suecia, depende sobre todo de quienes sean tus padres y tus familiares a los que recurrir, y lo que tengan para darte. Cada día nacen más tontitos forrados de pasta… Normalmente el triunfo viene dado de partida, el margen de maniobra que tienes es muy corto si empiezas de cero, puedes conseguir un sueldecillo un poco más alto que tus progenitores, una casa un poquito más grande y mejor situada o un coche un poco más grande y potente, o sacar una plaza fija en la administración si tus padres fueron pobres o de clase media baja que les cuesta llegar a fin de mes, pero poco más, hacerte multimillonario, olvídate, es de ilusos, ni siquiera pensarlo. Para fregar letrinas y trabajar de camarero, no se necesitan idiomas hablados y escritos, ni carreras universitarias, los contactos sirven para ocupar buenos puestos bien remunerados y con estabilidad, en donde te pagan la titulación, para trabajos manuales cobrando una miseria no necesitas conocer a nadie, te vales por ti mismo para hacerlo. Así que si eres exitoso o lo has sido en algún momento de tu vida, es porque alguien te dio una oportunidad cuando no tenías nada ni sabías ni la misa a la media, y te ofreció una existencia, o una idea de cómo comenzar tus pasos en la dirección adecuada, sin andar perdiendo el tiempo dando palos de ciego. Recuerda que estás en deuda con la vida hasta que ayudes a una persona con menos suerte que la tuya, tal y como tú fuiste ayudado. ARTURO KORTAZAR AZPILIKUETA MARTIKORENA ©
ir al comentario
09/11/18 07:17
Ha comentado en el artículo ¿Salud pública o privada?
La lucha entre lo público y lo privado enmascara la batalla por el poder y el control del dinero, vendiéndolo como servicio público. ¿Quién tiene el poder realmente? Quien controla el dinero, fundamentalmente las entidades financieras más que los gobiernos, que son las responsables de las bonanzas económicas como de las crisis. No se trata de dar mejor calidad del servicio público, ni dar libertad de elegir al ciudadano de quién quiere que le preste el servicio público, si no más bien se trata de conseguir controlar los presupuestos públicos para que cada uno pueda meter a los suyos. Cuando se transfiere dinero a una entidad privada o concertada en realidad lo que se está haciendo es transferir el poder a una persona física o jurídica privada, que decide quién está y quién no, quién cobra y quién no, y en definitiva quién vive y quién no. La izquierda apuesta siempre por lo público, por lo menos la más progresista, mientras la derecha por lo privado, con la justificación de que el servicio es más barato, mejor y más eficiente, pero claro, metiendo para llevarse el dinero cada uno a los suyos. Cuando se habla de salvar la educación y la sanidad pública por parte del progresismo, lo que se quiere decir es que se quiere salvaguardar una forma de repartir la riqueza pública a través de los salarios en los presupuestos, porque en el sector privado está todo en función de quien conoces y de quien eres hijo, de una forma descarada, independientemente de si estás en política o no. ARTURO KORTÁZAR AZPILIKUETA MARTIKORENA ©
ir al comentario
04/09/18 07:45
Ha comentado en el artículo La especulación, ¿es buena o mala?
Una de las más dañinas y terribles manipulaciones que tiene el sistema, sobre todo para los más desfavorecidos y los que menos tienen, es la referente a la valoración de los bienes inmuebles, patrimonios, valores y bienes tangibles, es decir, la especulación que funciona por la teoría del más tontaina, porque hay que encontrar a alguien más lelo que tú que esté dispuesto a pagar en el futuro más por aquello que tú has comprado. No es cuánto vale las cosas, si no cuánto es lo que está la gente dispuesta a pagar... Realmente todo es muy subjetivo. Si alguien lo compra, es su problema si le engañan. Rememoro ahora una historia que me contó mi padre Eugenio que en paz descanse sobre la venta de un caballo en su pueblo cuando era un muchacho, pues resulta que un amigo suyo se encontró con un vendedor que le dijo que el caballo que tenía con él era el más rápido para las carreras, y el mejor para semental de una yeguada que había encontrado, y le convenció para que se lo comprara, y se lo llevó... Al cabo de unas semanas, se le volvió a encontrar al vendedor, y entonces le dijo que ese caballo no valía para nada, ni siquiera para cubrir sus hembras, y que era un saco de pulgas que no hacía más que comer y cagar y no daba ningún rendimiento ni siquiera para animal de carga. ¿Sabes lo que le contestó el vendedor? Oye cállate no grites tanto que te van a oír, y no hables mal del caballo que así no vas a encontrar a nadie que te lo quiera comprar, el problema es tuyo, yo ya me deshice de él. Moraleja... se trata de engañar y pasar el engaño a otro para resarcirte de haber sido estafado con anterioridad por otros. Es como una cadena que el más tontorrón es el último que no puede repercutir sus ganancias a nadie, y se queda con algo que se ha devaluado tanto que no tiene valor, debido a que no hay quien esté dispuesto a pagar por ello lo que pide. Lo que pasa, es que la sociedad te obliga a ser un tontito para poder vivir, algo que se ocasiona cuando la gente tiene una necesidad que suplir en el momento y no puede estar años esperando para ahorrar, o para que vengan años mejores y más baratos, y entonces los especuladores se aprovechan de ello para cobrar lo máximo que puedan, y no te queda otro remedio más que pagarlo, si quieres cubrir tus necesidades en el acto que las tienes, porque son imposibles de postergar durante más tiempo. Este sistema funciona así de estafador, cuanto más aumentan vertiginosamente los precios de los activos, valores o bienes, significa que hay mayor cantidad de mentecatos que compran descontroladamente, pero cuando todo se desinfla, es porque los más botarates están ya en mayoría, y ya no hay más tontaínas a quienes engañar porque se creen todos muy listos. Como en teoría hay libertad de precios, poniendo cada uno el valor que quiere y comprando cada uno lo que quiere, nos hacen ver que es el mercado quien regula el valor de los productos, pero no es así, es una estafa porque está manipulado... ARTURO KORTAZAR AZPILIKUETA MARTIKORENA©
ir al comentario
19/08/18 16:58
Ha respondido al tema Ahorro: ¿Cuánto ahorráis al mes?
Ahora recuerdo el caso del carnicero del barrio que cada vez que me veía me decía que el país estaba en la ruina y que el gobierno se iba a incautar del dinero de todos los ahorradores, y que me lo gastara porque si lo dejaba ahí en la cartilla lo perdía, o que si me moría antes de tiempo se lo iba a quedar el banco o la hacienda pública. Este individuo le jodía que tuviera unos ahorrillos, pensaba que no me correspondía tenerlos, fruto de muchos años de no gastar en lujos ni en cosas innecesarias, y comprando siempre las ofertas para no derrochar el dinero, siempre con el mismo coche, y sin pegarme comilonas en restaurantes caros ni en viajes al extranjero. Una persona no envidiosa te dice todo lo contrario, que ahorres porque el día de mañana cuando tu madre falte nadie te va a dar ni cinco, y te vas a ver solo con lo poco que tengas ahorrado, porque nadie te va a pagar el recibo de la luz, ni te va a ayudar si te hace falta... Este carnicero se compró un todo terreno Mercedes Benz de 300 CV, y se gastó 90.000 euros de golpe, y se compró una vivienda con cierto lujo porque había ganado mucho cortando carne y sirviendo a grandes restaurantes que le dejaban mucho dinero, y claro apenas tiene un duro ahorrado. Hay una cosa peor que el envidioso, que es el envidioso que está mejor que tú, por tener mejor sueldo y mayor patrimonio, y aún así te envidia, porque considera que no te mereces tener nada y el que se lo merece es él todo, porque piensa que vale más que tú o considera que ha trabajado más y mejor, y tú no has luchado tanto como él en la vida. Todo depende de lo que cobres mensualmente, si tienes una buena pensión, para qué vas ahorrar, te gastas casi todo con un pequeño remanente para si surge algún imprevisto y ya está. Si ingresas una miseria, tu bienestar futuro depende en gran parte de tus ahorros, porque necesitarás ese dinero para completar las muchas carencias que seguramente vayas a tener por tus bajos ingresos. ARTURO KORTÁZAR AZPILIKUETA MARTIKORENA ©
Ir a respuesta
12/08/18 07:47
Ha comentado en el artículo Derechas o izquierdas ¿tiene algún sentido hablar de ello?
Para ganar una miseria no necesitas conocer a nadie, ni estar en nada, de política ni de religión ni de sectas de poder económico, te vales por ti mismo, así funciona esto... ¿Sin política, qué obtienes por ahí? Miseria, temporalidad y paro, sueldos por debajo de mil euros, explotación e incertidumbre, y a los cincuenta años sin trabajo hasta la jubilación, que cobras lo mínimo, a no ser que tu padre sea el dueño de una empresa y te meta. No hay mercado laboral en realidad, es un mercado de familiares y amiguetes, solamente lo público puede hacer que cobres un sueldo digno que te permita hacer una vida para siempre, tener una familia, una mujer y sacar adelante unos hijos, pero para eso tienes que estar bien situado políticamente... Fíjaros lo que ha ocurrido con el mercado laboral privado, 6 millones de parados con la crisis de los últimos diez años, hasta los enchufados se han visto en la calle, con su vida rota por no cobrar nada o un subsidio de hambre, separaciones conyugales, conflictos, enfermedades y sufrimiento, mucho sufrimiento, mientras que lo público se ha mantenido, eso sí con una congelación de salarios. Y los que han logrado salir del desempleo, lo menos viejos, trabajan con salarios miserables, en muchos casos de la mitad que antes de la crisis, y en la eventuralidad total. Por el hecho de pertenecer a un partido político, tener un carné y pagar una cuota mensual o trimestral pequeña, no significa necesariamente que te den algo que valga la pena, un trabajo fijo y bien pagado, en lo tuyo, pagándote la titulación universitaria, tienes que tener contactos con la dirección, con gente que tiene capacidad de liberar fondos con poder con su firma para contratarte o sacar un plaza fija en algún organismo público... Pero si no conoces a nadie te da igual estar que no estar, a lo mejor pueden darte migajas, alguna subvención temporal pero que no te soluciona, sin contactos estar puede ser algo sentimental y emocional, de corazón, pero nada más. Hoy día ya no existe ni izquierdas ni derechas como hace unas decadas, solamente hay gente que tiene dinero y gente que no lo tiene, esas son las diferencias ideológicas y de clase en la actualidad. Un partido político es como la sociedad misma, si no conoces a nadie, nadie te da nada. Para que un partido político te meta y te acepte, te haga diputado o te de un cargo bien pagado sin contactos, tienes que ser alguien famoso por tu actividad profesional, como un partido nuevo que ha aparecido hace unos años que tiene varios artistas en sus filas, y algunas tías muy buenas muy agradables a la vista, tienes que ser alguien bien valorado socialmente... que les venga bien tenerte en sus siglas como publicidad para obtener más votos en las elecciones. Los que son de verdad de un partido sea de izquierda o derecha son los que llevan un pastón todos los meses y se solucionan la vida para siempre... el resto de militantes porque vayan a pegar carteles en las elecciones o de interventores o apoderados en las mesas de las votaciones, no lo son realmente porque no se llevan nada o apenas nada... La fidelización a algo siempre está en el dinero, así es la vida. ARTURO KORTÁZAR AZPILIKUETA MARTIKORENA ©
ir al comentario
12/08/18 07:46
Ha comentado en el artículo Derechas o izquierdas ¿tiene algún sentido hablar de ello?
ara ganar una miseria no necesitas conocer a nadie, ni estar en nada, de política ni de religión ni de sectas de poder económico, te vales por ti mismo, así funciona esto... ¿Sin política, qué obtienes por ahí? Miseria, temporalidad y paro, sueldos por debajo de mil euros, explotación e incertidumbre, y a los cincuenta años sin trabajo hasta la jubilación, que cobras lo mínimo, a no ser que tu padre sea el dueño de una empresa y te meta. No hay mercado laboral en realidad, es un mercado de familiares y amiguetes, solamente lo público puede hacer que cobres un sueldo digno que te permita hacer una vida para siempre, tener una familia, una mujer y sacar adelante unos hijos, pero para eso tienes que estar bien situado políticamente... Fíjaros lo que ha ocurrido con el mercado laboral privado, 6 millones de parados con la crisis de los últimos diez años, hasta los enchufados se han visto en la calle, con su vida rota por no cobrar nada o un subsidio de hambre, separaciones conyugales, conflictos, enfermedades y sufrimiento, mucho sufrimiento, mientras que lo público se ha mantenido, eso sí con una congelación de salarios. Y los que han logrado salir del desempleo, lo menos viejos, trabajan con salarios miserables, en muchos casos de la mitad que antes de la crisis, y en la eventuralidad total. Por el hecho de pertenecer a un partido político, tener un carné y pagar una cuota mensual o trimestral pequeña, no significa necesariamente que te den algo que valga la pena, un trabajo fijo y bien pagado, en lo tuyo, pagándote la titulación universitaria, tienes que tener contactos con la dirección, con gente que tiene capacidad de liberar fondos con poder con su firma para contratarte o sacar un plaza fija en algún organismo público... Pero si no conoces a nadie te da igual estar que no estar, a lo mejor pueden darte migajas, alguna subvención temporal pero que no te soluciona, sin contactos estar puede ser algo sentimental y emocional, de corazón, pero nada más. Hoy día ya no existe ni izquierdas ni derechas como hace unas decadas, solamente hay gente que tiene dinero y gente que no lo tiene, esas son las diferencias ideológicas y de clase en la actualidad. Un partido político es como la sociedad misma, si no conoces a nadie, nadie te da nada. Para que un partido político te meta y te acepte, te haga diputado o te de un cargo bien pagado sin contactos, tienes que ser alguien famoso por tu actividad profesional, como un partido nuevo que ha aparecido hace unos años que tiene varios artistas en sus filas, y algunas tías muy buenas muy agradables a la vista, tienes que ser alguien bien valorado socialmente... que les venga bien tenerte en sus siglas como publicidad para obtener más votos en las elecciones. Los que son de verdad de un partido sea de izquierda o derecha son los que llevan un pastón todos los meses y se solucionan la vida para siempre... el resto de militantes porque vayan a pegar carteles en las elecciones o de interventores o apoderados en las mesas de las votaciones, no lo son realmente porque no se llevan nada o apenas nada... La fidelización a algo siempre está en el dinero, así es la vida. ARTURO KORTÁZAR AZPILIKUETA MARTIKORENA ©
ir al comentario
09/04/13 08:20
Ha comentado en el artículo Participaciones preferentes explicadas desde cero
Sobre las participaciones preferentes de las Cajas de Ahorros... Las participaciones preferentes de las cajas de ahorro quebradas, han funcionanado desde el principio como un sistema piramidal público, pues para eso se crearon, porque no existía una actividad productiva o rentable con una inversión real que las sustentase para pagar los cupones a los ahorradores, que nunca fueron inversores, sino que estos intereses se pagaron durante un tiempo con la aportación de nuevos ahorradores cuando se acabaron las suscripciones, captados entre los clientes de las propias cajas. No fue un dinero que se buscó fuera en otros bancos de la competencia, arrebatando clientes y dando mejores condiciones, lo único que se hizo fue pasar miles de millones de euros en los balances de los dépositos, que son parte del pasivo, a otra cuenta en forma de capital camuflado. Porque las preferentes son capital social, que de una entidad que está quebrada, como cuando las emitieron las preferentes, su valor es cero patetero euros. Mintieron en los balances, porque no afloraron miles de millones de pérdidas con créditos de alto riesgo que concedieron sin garantía de cobro alguno, que sabían fallidos. Lo que se hizo con las preferentes, por las presiones políticas del gobierno de turno, y por la situación desesperada de los directivos de las entidades, y en especial por la decisión de los técnicos del Banco de España y la comisión Nacional del Mercado de valores, fue dar solvencia a las entidades, y cumplir con ello los ratios de liquidez que les pedían en Europa, y para salir del paso en los test de resistencia bancaria, en vez de haber sido intervenidas y nacionalizadas con dinero público hace 4 años al ser entidades públicas, y así poder pagar con ese dinero durante esos años los sueldos de las decenas de miles de empleados de las entidades financieras hasta que en su totalidad se acabara, e ir dando parte de lo recaudado para los intereses de los cupones, hasta que dejaron de hacerlo por una decisión política. La realidad es que nunca hubo la intención de devolver el capital inicial puesto por los pequeños ahorradores, porque sabían que era imposible, sólo se pretendía ganar tiempo, y con ello tapar las malas gestiones y los despilfarros hechos en las cajas por los directivos y políticos, a costa de las personas que durante toda su vida estuvieron juntando en sus cartillas de ahorro lo poco que les quedaba después de vivir de sus sueldos y pensiones para tener una mínima garantía económica para cuando llegasen a la vejez, o para ayudar a sus hijos y nietos en estado de desempleo sin ingresar nada. La responsabilidad absoluta es del Estado español, porque fallaron todos los mecanismos de control, y es el que debe indemnizar a los ahorradores con la totalidad del dinero aportado, porque permitió comercializar un producto de altísimo riesgo, que no era el más indicado para los pequeños ahorradores, por la alta posibilidad que tenía de pérdidas y la gran morosidad existente en las cajas en el momento de su comercialización, y utilizando como gancho el dar dos o tres puntos de interes por encima de la media que daba el mercado en ese momento, por entonces conseguías un déposito sin riesgo alguno del 5% en cualquier banco teléfonico con total disponibilidad de un día para otro, y así picaron un millón de personas en todo el país que querían sacar un poco más de sus ahorros, porque confiaban en que las cajas eran públicas y tenían la garantía del Estado, y que jamás las dejarían quebrar,como luego pasó. Además vendían como productos seguros a las preferentes, porque existía el compromiso personal por los directores de las agencias de la devolución de su totalidad, a un medio plazo de cinco años lo sumo, cuando sabían a ciencia cierta que no era cierto, por la delicada situación económica por la que pasaban de captar recursos, por lo que hubo un abuso de confianza y de mala fe, para estafar a los que jamás invirtieron sus ahorros en bolsa, ni en las acciones, ni en los derivados, ni en los bonos basura, ni en los Warrant's... de gran riesgo para perderlo. Las participaciones preferentes son productos trampa, porque son productos complejos de tipo perpetuo, es decir sin una fecha de vencimiento limitado, y con una liquidez reducida o nula. Además el capital no esta garantizado como aseguraban los empleados cuando las vendieron, sino que está sometido la riesgo de la cotización en el mercado secundario, que igual las quieres vender y no encuentras un comprador o si te las compran alguien, de dan cuatro perras, y debes asumir grandes pérdidas. Y con más razón porque la entidad bancaria se reserva cuando le place a suspender el pago sin consultárselo al cliente, si comprueba que el mercado no es favorable y no le interesa seguir pagando esos intereses pactados, en el caso de que tenga beneficios. Las preferentes no tienen lo bueno que poseen las acciones, que pueden subir ilimitadamente y ganar mucho dinero en poco tiempo, por lo fijo de su rentabilidad pactada del seis o el siete por ciento, pero tienen los inconvenientes que no tienen los dépositos bancarios, que están garantizados en su totalidad hasta 100.000 euros en caso de quiebra. En definitiva, es un producto financiero muy malo para vender a los depositantes de toda la vida, y es especial a los ancianos, discapacitados, enfermos físicos y mentales, y a los pequeños pensionistas en general. ARTURO KORTAZAR AZPILIKUETA MARTIKORENA
ir al comentario
No hay más resultados