Rankia USA Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal
Acceder

¿Que es la MIFID?

La Directiva para Regular los Mercados Financieros, conocida por sus siglas en inglés como MiFID (Markets in Financial Instruments Directive) ha entrado en vigor en España el 1 de noviembre de 2007.

La MiFID introduce un mercado único y un régimen regulatorio común para los servicios financieros en los 27 estados miembros de la Unión Europea y en otros 3 estados del Área Económica Europea (Islandia, Noruega, y Liechtenstein).
 

Objetivos

Los objetivos principales que se pretenden alcanzar con la Directiva son:

a) Completar el mercado único de servicios financieros de la UE.
b) Responder a los cambios e innovaciones en la seguridad de los mercados financieros.
c) Proteger más a los inversores, especialmente los minoristas.

Uno de los principales cambios que introduce la MiFID está relacionado con la relación existente entre las empresas y sus clientes o potenciales clientes. Para que las empresas financieras puedan ofrecer sus productos y servicios en coherencia con el perfil de riesgo y características del cliente, será preciso realizar una segmentación de clientes. Esto supondrá un importante esfuerzo de conocimiento de sus clientes, una segmentación de los mismos en función de su vocación inversora y perfil de riesgo y una formación intensa de la red comercial para adecuar los productos y servicios ofrecidos a las características particulares de los clientes.

MiFID obliga a las compañías a clasificar a los clientes en función de su conocimiento y experiencia, de su situación financiera y objetivos de inversión. De este modo una entidad podrá tener tres tipos de clientes:

  1. Contrapartes elegibles: Empresas de inversión, compañías de seguros, entidades de créditos, etc.
  2. Clientes profesionales: Inversores institucionales y grandes empresas, entendiendo por tales las que tengan un balance mínimo de 20 millones de euros, un volumen de negocio de 40 millones y fondos propios de 2 millones.
  3. Clientes minoristas (cuyo nivel de protección será máximo).

Deben instrumentarse procedimientos claros para efectuar la clasificación de los clientes, y valorar su idoneidad para cada tipo de producto financiero. Es decir, la idoneidad de cualquier consejo financiero o sugerencia inversora debe verificarse antes de que se produzca cualquier acuerdo, cualquier contratación.

Tratamiento de las órdenes de los clientes. MiFID establece requisitos relativos a la información que necesita obtener para aceptar las órdenes de los clientes, asegurándose que la compañía está actuando para el mayor beneficio del cliente. Y también requisitos en cuanto a cómo se pueden agregar órdenes de distintos clientes.

Asesor individual. La regulación de la actividad del asesoramiento es otra novedad. En el anteproyecto de ley se crea la figura del la EAFI (Empresas de Asesoramiento Financiero) que se une a las tres ya existentes: Sociedades de Valores, Agencias de Valores y Sociedad Gestora de Cartera. La norma permite que tanto personas físicas como jurídicas realicen esta actividad y se deberán someter a la CNMV y a las normas de conducta de las empresas de inversión.

Transparencia Pre-Acuerdo. MiFID obliga a que los operadores de sistemas de ajuste de órdenes continuas tengan que crear informaciones agregadas de precios líquidos disponibles a los cinco mejores niveles de precios tanto para la compra como para la venta. En los mercados cotizados, las mejores pujas y ofertas del mercado deberán estar disponibles para todos.

Transparencia Post-Acuerdo. MiFID exigirá que las compañías publiquen el precio, el volumen, y el tiempo de todas las transacciones en listas compartidas, incluso si se ejecutan fuera de mercados regulados, a no ser que se den determinados requisitos que permitan diferir la publicación.

Principio de mejor ejecución. Las compañías deben dar todos los pasos razonables para obtener el mejor resultado posible en la ejecución de una orden por un cliente. Esto afecta al precio de ejecución, coste, rapidez, probabilidad de ejecución y probabilidad de acuerdo.

Control interno. Se exige que las entidades mantengan funciones de auditoría interna y control de riesgos. La MIFID también establece un enfoque preventivo que obliga a las entidades a realizar su propio diagnóstico. El establecimiento de barreras de información e influencia entre áreas de negocio son algunos elementos de gestión de los conflictos de interés.

La MIFID establece además un libre sistema de competencia en la negociación de la renta variable. Las Bolsas perderán el monopolio y ya no será obligatorio transmitir las órdenes únicamente a través de los mercados nacionales. Los Sistemas Multilaterales de Negociación y la canalización de órdenes de clientes de manera interna a través de los llamados Internalizadores Sistemáticos también será posible. De hecho ya hay proyectos en marcha. Siete grandes bancos se han aliado en el Proyecto Turquoise para crear una plataforma que competirá directamente con las Bolsas.

Internalizadores sistemáticos: MiFID denomina así a aquellas compañías que ejecutan órdenes de sus clientes contra sus propias cuentas o contra órdenes de otros clientes. MiFID trata a estas compañías como mini mercados, así, por ejemplo, están sujetas a los requerimientos de transparencia pre y post acuerdo.
 

Artículos recomendados

Noticias sobre Mifid

¿Cuanto tiempo dedicamos a estudiar una inversión?

El tiempo que empleamos en estudiar una inversión suele ser, por desgracia, extraordinariamente breve y es difícil poder formarse una opinión sobre la misma, con pocos medios y poco tiempo. Y es que ese es el primer paso para un desastre financiero en...
5

¿Se prohibirán los CFDs?

La CNMV, Comisión Nacional del Mercado de Valores, advirtió de una posible...
12

Mifid

¿Que es la MIFID? La Directiva para Regular los Mercados Financieros,...
1

Foro y opiniones sobre Mifid