Evolución de las materias primas: commodities

183 respuestas
Evolución de las materias primas: commodities
5
suscriptores
Evolución de las materias primas: commodities
Página
23 / 24
#177

Re: Evolución de las materias primas: commodities

En broker, opción herramientas - selección de ETFs, hay un listado clasificado por: índice, área, tipo, sector y estilo. En la clasificación "tipo" están "materias primas" y su listado de ETFs.

Herramientas, ETFs, tipo, materias primas.
#178

Visión de Selinca sobre el petróleo

Estimado inversor,
A principios de enero, publicamos un artículo de perspectivas para este año. Aquí, aprovechamos la oportunidad para proporcionar comentarios actualizados sobre una serie de puntos, a la luz de lo que hemos visto hasta ahora en 2020:
Esperamos que la OPEP y sus socios sigan siendo disciplinados en su búsqueda de unos inventarios de petróleo normalizados, y persigan un precio del petróleo Brent de alrededor de $ 60 / b. La OPEP se esfuerza por encontrar un "medio feliz" para el mercado petrolero, donde su economía esté mejor satisfecha, la economía mundial se mantenga estable y el suministro de petróleo de los Estados Unidos crezca de manera controlada. Arabia Saudita está actuando como el productor "amortiguador" dentro de la OPEP, y continuará con este rol en 2020.
Los informes de producción de la OPEP sugieren un cumplimiento razonable con el recorte de cuotas que se promulgó en enero. Arabia Saudita también observará de cerca la situación del suministro en Libia, donde las exportaciones han caído bruscamente nuevamente por el enfrentamiento político. Sin embargo, la atención de la OPEP, por supuesto, se ha trasladado al impacto del coronavirus, que comentamos a continuación.
La demanda mundial de petróleo dependerá del crecimiento del PIB, que actualmente se espera sea de alrededor de 1,2 millones de b / día si el pronóstico global de crecimiento del PIB del FMI del 3,4% se mantiene. Los países que no pertenecen a la OCDE generarán la mayor parte del crecimiento en 2019, con China e India a la cabeza. Veremos más de 3 millones de vehículos eléctricos vendidos este año, pero representarán una amenaza insignificante para el crecimiento de la demanda de petróleo.
El principal evento en los mercados mundiales en enero fue la noticia de la propagación del nuevo coronavirus (2019-nCoV) en China y en otras partes del mundo. La propagación del coronavirus no se ha declarado una pandemia, pero parece ser el nuevo brote viral más grave desde el SARS en 2003. El brote, que se informó por primera vez como proveniente de Wuhan en la provincia de Hubei, está causando una gran paralización en la economía china, mientras las autoridades intentan detener su propagación. Es probable que el impacto en la demanda de petróleo en China sea pronunciado, con un posible recorte del consumo de hasta un 20% (3 mb / día), teniendo el mayor impacto sobre el combustible para aviones. Como los casos de coronavirus se multiplican en otras partes del mundo, esperaríamos que la demanda de petróleo disminuya en otras partes, particularmente porque las medidas preventivas disminuirán el volumen de viajes en la mayoría de las regiones. El impacto general del coronavirus en la demanda de petróleo es incognoscible. En comparación, el SARS redujo la demanda china de petróleo en 2003 en alrededor de 0.3 b / día. Dada la expansión de la economía china desde entonces, y las medidas de prevención coordinadas que ahora se producen en otros lugares, no sería sorprendente ver que la demanda mundial de petróleo en 2020 se redujera en 0.5m-1m b / día.
La amenaza que representa el coronavirus para la demanda mundial de petróleo ha provocado una gran discusión entre los miembros de la OPEP, con miras a un mayor recorte de producción. Sin embargo, como ya están establecidas las cargas de exportación de buques cisterna de marzo, los recortes incrementales solo serían efectivos a partir de abril como mínimo, lo que podría ocasionar una acumulación de inventario en China y en otros lugares. Al momento de escribir este artículo, la OPEP recomienda un nuevo recorte de la cuota para la OPEP + de 0.6m b / día, aunque el grupo podría esperar hasta su reunión programada para el 5 y 6 de marzo para ratificar cualquier decisión. Rusia se ha resistido hasta ahora, pero esperamos que sigan al grupo de la OPEP si el precio del petróleo baja aún más.
El sistema de esquisto bituminoso en tierra de EE. UU. volverá a crecer este año, aunque a un ritmo más lento que en 2019. Un recuento de plataformas de perforación promedio más bajo y el desafío de superar las altas tasas de declive natural, obstaculizarán el crecimiento del petróleo de esquisto de EE. UU. , que estimamos esté alrededor de 0,7mb / día (frente a 1,2mb / día en 2019). Creemos que los productores independientes seguirán siendo más disciplinados con su capital, y el mercado recompensará un equilibrio apropiado de crecimiento y flujos de caja libre. Las grandes petroleras seguirán siendo más agresivas en el crecimiento del petróleo de esquisto bituminoso.
Las indicaciones iniciales son que la producción de petróleo en tierra de EE. UU. en 2020 será coherente con el punto de vista descrito anteriormente, con una desaceleración del crecimiento de en torno a 0,5 millones de b / día en comparación con el año pasado. El recuento de plataformas de perforación dirigidas al petróleo en los EE. UU. a fines de enero fue de 675 plataformas, ligeramente por debajo del comienzo del año, pero muy por debajo del pico de finales de 2018 de 888 plataformas. También enfatizaríamos la importancia de las tasas de disminución natural en las perspectivas para 2020: según nuestra estimación, EE. UU. necesitará aumentar la producción en 0.3 millones de b / día adicionales en comparación con 2019 simplemente para superar el efecto de declives adicionales.
• El suministro fuera de la OPEP (y fuera de tierra firme de EE. UU.) crecerá alrededor de 1 millón b / día en 2020, pero las principales incorporaciones a los proyectos se agotarán. Las adiciones en 2020 provienen principalmente de la puesta en marcha del campo gigante Johann Svedrup en la costa de Noruega, más la producción que se realizará en los campos sub-salinos en la costa de Brasil. No vemos que esto vaya a repetirse en 2021/22, incluso si los precios del petróleo aumentan desde aquí, a medida que entren en vigor los recortes de gasto de capital de 2015-19.
El campo Johann Svedrup, que se espera que agregue 0,4 millones de b / día de crecimiento fuera de la OPEP en 2020, ha comenzado con éxito y un poco antes de lo previsto. La producción brasileña en diciembre de 2019 se registró en un máximo histórico de 3,1 millones de b / día, un aumento de 0,4 millones interanual. Como se esperaba, la producción en el campo sub-sal ha sido particularmente fuerte, hasta 0.6m b / día.
• Es probable que los inventarios de petróleo de la OCDE sean similares a los de fines de 2019, pero el camino estará lleno de baches. Mirando hacia el futuro, creemos que el crecimiento continuo de la demanda de petróleo, y una disminución del crecimiento de la oferta no perteneciente a la OPEP, le permitirán a la OPEP un mayor control del mercado.
Tal y como están las cosas, lograr inventarios de petróleo plano durante el año ahora parece depender del recorte de producción de la OPEP para contrarrestar el impacto negativo que el coronavirus probablemente tendrá en el crecimiento de la demanda.
La demanda mundial de gas volverá a crecer generosamente en 2020, liderada por un fuerte crecimiento del PIB asiático y un cambio en la región del consumo de carbón al gas por parte de las empresas de servicios de energía, aunque los precios internacionales del gas se mantendrán moderados a medida que persista el exceso de oferta.
Los precios internacionales del gas han comenzado el año de forma particularmente débil, con los precios europeos cayendo cerca de $ 3 / mcf y los precios asiáticos cerca de $ 4 / mcf. Además de las preocupaciones de la demanda derivadas del Coronavirus, los precios han sufrido la presión de otro invierno templado en todo el hemisferio norte, que ha frenado el uso de gas en la calefacción.
El flujo de caja libre para las compañías de energía sigue siendo una prioridad en 2020. La presión de los accionistas para que las compañías de energía generen flujo de caja, cubran dividendos y recompren acciones las obligará a mantenerse enfocadas en el flujo de caja libre. Esperamos mejoras aquí incluso en un entorno de precios estáticos del petróleo.
Los resultados de las integradas de grande y mediana capitalización han sido mixtos hasta ahora en esta temporada de resultados, con ganancias en algunos casos frenadas por el débil entorno de refino y productos químicos en el cuarto trimestre de 2019. Sin embargo, particularmente en Europa, ha habido un mensaje consistente de aumento de dividendos (por ejemplo, BP; Total; Equinor; OMV) que creemos que demuestra confianza en el alto nivel de cobertura de dividendos disponible.
Las valoraciones de la renta variable energética se mantienen en niveles deprimidos. Sobre una base de precio relativo al valor en libros (P / B) en comparación con el S & P500, la valoración de las acciones de energía se encuentra en un mínimo de 50 años, en 0.5x, justo por debajo del nivel en febrero de 2016 cuando se registró un precio de petróleo Brent $ 29 / b. Creemos que mejorar el ROCE (pronosticamos un 7% para nuestra cartera en 2019 suponiendo que los precios Brent de $ 60, frente al 1% en 2016) debería conducir a una relación P / B más alta.
A principios de año, estimamos que el precio del petróleo implícito en la valoración del sector de capital energético era de alrededor de $ 50 / bl. El sector cayó alrededor de un 10% en enero, reduciendo el precio implícito del petróleo a largo plazo a alrededor de $ 47 / bl. A un precio del petróleo a largo plazo de $ 60 / bl, que consideramos como la "línea de base" de la OPEP, creemos que ahora hay un potencial de subida de la valoración de alrededor del 45%.
#179

Re: desplome en el precio del Petroleo

Caída histórica. El Brent se desploma casi un 30% y el Western Texas cae por encima de estos niveles, esta caída es por tanto la mayor sobre la materia prima desde 1991, es decir, la mayor en casi 30 años. El desencuentro entre Rusia y Arabia Sudí, ya que, Rusia se negó a reducir su producción en 1'5M de barriles al día, ha generado una ruptura de todo lo negociado y han anunciado aumentos de producción. El reino saudí ha anunciado aumentos de producción a partir de abril cuando vence su actual contrato de limitación con la OPEP+. Este recorte propuesto por Arabia Saudí era para mantener los precios del petroleo ante la amenaza del Coronavirus, al cual Rusia no accedió y se ha desatado una guerra de precios. Por lo tanto, nos encontramos en una situación muy delicada en la que se juntan el Coronavirus, guerra de precios y un posible giro de ciclo que se puede ver acentuado por estos acontecimientos.
#180

Re: Lunes negro.

La noticia del petroleo ha generado grandes caídas en los futuros que anticipan desplomes en las bolsas y un lunes negro. Las principales bolsas de Asia y Oceanía han sufrido caídas superiores al 7% en algunos casos. En los futuros del mercado estadounidense el descenso es superior al 6% , mientras que en los futuros europeos anticipan caídas de entorno al 10% en algunos de los principales índices, algo que no sucedía desde el Brexit. A estas caídas hay que sumarle que los selectivos ya llevaban unas pérdidas acumuladas durante las últimas semanas del 15% más o menos debido al Coronavirus.
#181

Re: ¿Dónde se originó la disputa entre Arabia Saudí y Rusia?

La disputa saltó cuando Riad propuso un recorte en la producción diaria del 4% para blindar la caída del precio del barril ante el parón que podría provocar el coronavirus. Rusia se negó y saltaron todas las negociaciones por el aire, pero, ¿Porqué se negó Rusia? Las intenciones rusas son las de debilitar el sector petrolero de Estados Unidos, ya que en la última década el país norteamericano ganó mucho peso en la producción mundial. Los rusos saben que su sector es más débil que el de otros países productores, debido al Shale y su mayor coste de extracción, por lo que, unos precios bajos del petroleo haría que no les fuese posible producir tanto. Si los precios aguantan a estos niveles los productores shale estadounidenses tendrían difícil su viabilidad y continuidad.
#182

La proyección de largo plazo del oro en mi modelo machine learning lo lleva a un precio superior a 3250 USD

 
La proyección de largo plazo del oro en mi modelo machine learning lo lleva a un precio superior a 3250 USD la onza durante el segundo trimestre de 2023.
Desde ahora hasta esa fecha habrá mucha volatilidad y correcciones de cierta entidad, incluso 10-30%. Estas correcciones estarán motivadas por la necesidad de algunos países de dar en garantía sus reservas de oro o incluso vendarlas. El mercado sin embargo digerirá bien tanto las noticias como el oro, sobre todo cuando vea que es sólo la antesala de algunas bancarrota e impagos de deuda. Los poseedores de reservas denominadas en USD o EUR no les va a apetecer ver cómo las imprentas de billetes no dejan de funcionar 24 horas diarias. Eso creará una tendencia de cambiar billetes por oro. Otro fenómeno al que probablemente asistiremos es al colapso del mercado de futuros, algo parecido a lo que ha pasado con el petróleo (precios negativos porque los poseedores contratos del petróleo no encontraban demanda y no querían la entrega física), pero aquí será al revés: Los tenedores de contratos querrán ejercitarlos y se descubrirá que no existe la contraparte física para liquidarlos. Veremos spikes como fuegos artificiales. Los productos denominados en oro papel sufrirán entonces de la desconfianza del mercado y habrá un flujo masivo hacia productos respaldados por oro físico, lo que añadirá más gasolina a la hoguera.
Se alcanzarán al menos los 3250 USD, mis modelos de ML dicen que para el segundo trimestre de 2023.  
#183

Análisis del oro y plata a largo plazo

Los metales al alza en el largo plazo... Análisis de Vontobel
 
Los metales preciosos e industriales están inmersos en una racha ganadora. El oro se acerca a un nuevo récord, la plata se ha disparado a un máximo de 6 años y el cobre ha subido más de un 30% desde los mínimos de marzo. Estos no son los signos fugaces de una fuerza efímera, sino más bien las señales de una trayectoria positiva a largo plazo. Pensamos que hay cuatro razones que lo justifican:
 
  1. Política monetaria: Los inversores están acudiendo en masa a los activos reales, dando la espalda a la de renta fija marcada por unos rendimientos negativos. Algo que se produce a medida que los bancos centrales continúan empujando los tipos de interés hacia terrenos negativos en un intento de estimular las economías afectadas por la crisis de la  COVID-19.
 
  1. Política Fiscal: El gasto fiscal ha aumentado en todo el mundo para estabilizar unas economías enfermas que se enfrentan a las consecuencias de la pandemia. Esto ha reavivado los temores a la inflación, ya que la creciente carga de la deuda podría empujar a unos bancos centrales políticamente motivados a imprimir dinero hasta que la inflación reaparezca carcomiendo la masa de la deuda. Como los metales tienden a actuar como cobertura de la inflación, es probable que se beneficien de este fenómeno. Por ejemplo, la plata repuntó más del 350% en 2010, cuando sólo unos pocos bancos centrales aumentaron sus medidas de liquidez en sus mercados.
 
  1. Transición hacia una energía verde: En un momento en el que los políticos de todo el mundo aspiran a una recuperación respetuosa con el medio ambiente, los metales industriales han empezado a cotizar en función de los cambios esperados de la demanda. El reciente plan de recuperación (verde) de la UE estimulará la demanda de plata (utilizada en los paneles solares), platino (utilizado en los automóviles de hidrógeno) y paladio (utilizado para reducir las emisiones en los automóviles de gasolina tradicionales). El cobre se beneficiará enormemente del aumento previsto de las ventas de vehículos eléctricos. Cada uno de ellos usa unos 60 kilogramos más de cobre que un coche tradicional, ya que el es el metal más utilizado para construir la red eléctrica de estos vehículos. Una victoria electoral de Joe Biden en Estados Unidos acelerará aún más estas tendencias, así como la demanda de los metales vinculados a ellas.

  1. Restricciones de la oferta: Debido a los confinamientos derivados de la COVID-19, el suministro de metales industriales y preciosos está limitado. México, Perú, Bolivia, Chile y Sudáfrica se encuentran entre los países más afectados por el virus, que ha impuesto serias limitaciones a las actividades mineras y a la elaboración de proyectos para el envejecimiento de las minas. Además, el declive económico de esos países planteará riesgos sociales y políticos, haciendo muy inciertas las inversiones necesarias en nuevas capacidades de producción, lo que podría dar lugar a cuellos de botella de la oferta a más largo plazo que contrarresten los aumentos de la demanda.
 
Más potencial alcista para el oro y la plata
A pesar de su impresionante subida de precios, la plata está lejos de agotar su potencial. Esto se debe a que los niveles actuales de precios de están todavía un 50% por debajo de sus máximos de 2011, cuando las medidas de política monetaria eran sólo una fracción de lo que son hoy en día. 

De hecho, el precio de la plata podría llegar a 40 dólares por onza troy en los próximos años. Además, el oro no ha alcanzado aún sus niveles máximos, con 2.000 dólares estadounidenses por onza troy, que se encuentran dentro del rango de posibilidades a finales de este año. Dado que esperamos ver que los tipos de interés globales caigan aún más en 2021, es posible que el precio del oro se sitúe por encima de 2.200 dólares.
#184

¿El oro es dinero?

Análisis sobre el oro de Bert Flossbach, cofundador de Flossbach von Storch


Después de todo, el crack de la gran crisis del coronavirus, tal como se esperaba, no ha sucedido hasta el momento. Los paquetes de ayudas y estímulos económicos de los gobiernos han salvado a la economía del colapso. Pero el precio de esto es enorme.  En todo el mundo, las medidas fiscales presupuestarias ascienden a más de cinco billones de dólares, que se complementan con garantías estatales que alcanzan casi los 3,7 billones de dólares.

Si fuera necesario, los estados aportarán fondos adicionales, que pueden ser financiados a coste cero en vista de los bajos niveles de los tipos de interés. Como consecuencia, se ha registrado un rápido aumento de la deuda pública, llegando a alcanzar niveles récord. Por lo tanto, los bancos centrales son prisioneros de su política de tipos de interés ultra bajos y están condenados a suministrar dinero barato infinitamente al mundo entero e intervenir en una situación de emergencia para brindar apoyo.

¿Tipos de interés? Eso es cosa del pasado…

Cada vez más inversores consideran que los tipos de interés cero serán permanentes y están barajando posibles alternativas de inversión. La política monetaria expansiva y el aumento del gasto público deberían traer consigo un regreso de la inflación a medio plazo. Es probable que los inversores tengan una mayor necesidad de proteger los activos contra este peligro, que no se da desde hace mucho tiempo. La clase de activos con la que creemos que esto se puede conseguir es la renta variable, con empresas de crecimiento cuyos beneficios sean más resistentes.

Recientemente, el oro alcanzó un máximo histórico, calculado tanto en euros como en dólares. Sin embargo, la extendida creencia de que el oro es el ganador de la crisis no es la interpretación más acertada. Más bien, es una de las consecuencias de la crisis, en concreto, los tipos de interés permanentemente bajos y la inundación de liquidez de los bancos centrales, ha traído de vuelta el tema de la inflación.

Demanda creciente

Como activo líquido, el oro es una buena protección contra la inflación. De acuerdo con el Consejo Mundial del Oro, solo en la primera mitad de 2020, los ETF de oro han adquirido 734 toneladas de oro, más que en todo el año récord de 2009, lo que refleja una creciente demanda de los inversores, que probablemente tenga menos que ver con la crisis del coronavirus en sí que con sus consecuencias.

El extremo incremento de deuda pública, el entorno de tipos de interés permanentemente bajos y el retorno de la inflación, que no se puede descartar, han convertido el oro en un atractivo activo refugio para muchos inversores. Las posesiones de ETF de oro han aumentado considerablemente, especialmente en EE. UU, un dato destacable pero no sorprendente. Los bajos tipos de interés récord de EE. UU y la elevada deuda pública han impulsado no solo a los inversores privados sino también a los inversores institucionales a aumentar sus inversiones en oro a pesar de la reciente recuperación del mercado de valores.

Para nosotros, el oro es una buena protección ante la inflación y frente a las posibles crisis del sistema financiero. A largo plazo, uno no debe esperar más del oro que la preservación real de los activos, pero tampoco menos. 

1 recomendaciones
Brokers destacados